Misión de Santa Cruz en Chile
Nuestra Historia
Religiosos de Santa Cruz en Chile



   









   



English
- Français - Português    

HOMILÍA del Superior General de la Congregación de Santa Cruz, P. Robert Epping C.S.C. para la Inauguración de la nueva Casa de Formación
Santiago, Chile - 20 de mayo de 2017

Hablando en términos bíblicos, los SUEÑOS y las VISIONES son medios de comunicación divina. Disfruto estas palabras del profeta Joel: “Vuestros ancianos soñarán sueños, vuestros jóvenes verán visiones” (Joel 3:3). Las visiones y los sueños son como ángeles que vienen de noche mientras dormimos o apariciones que aparecen en el día que solo unos pocos entienden completa y realmente. Sin embargo, si no creyéramos que son comunicaciones reales, entonces serían solo fantasías o pesadillas o algún tipo de erupciones invasivas de nuestro sub o inconsciente.

También un ICONO es un medio de comunicación religioso peculiar y misterioso. Evoca un sentido de lo sagrado que no logra una fotografía. Nos atrae hacia algo más grande que si mismo. Nos traslada hacia más allá del estático presente.

Hoy nos encontramos reunidos aquí porque estamos comenzando o inaugurando lo que, en algún momento, fue un SUEÑO de antiguos religiosos que ahora se convierte en realidad. Esta Nueva Casa de Formación debe convertirse en un ICONO que apunta hacia algoque va mucho másallá y que es mucho más grande que sí mismo. Esperemos que la VISION que provoque en los líderesreligiosos másjóvenesque vivirán y estudiaran aquí, que se formaran aquí, sea una visión que los motive a cumplir un Discipulado y Apostolado que cambie sus vidas y el futuro del mundo.

Hoy celebramos un edificio que está destinado a convertirse en algo más que una CASA, incluso más que una Casa de Formación. Está destinado a convertirse en un HOGAR donde la familia de la Santa Cruz, tanto los viejos como los jóvenes, vivan juntos. Jóvenes que encuentren el puerto de su vida religiosa y el eficaz sacerdocio futuro, y líderes religiosos mayores, como Drew, Edison y Dan, que han dejado de lado otros ministerios apostólicos durante un periodo de sus vidas para convertirse en guías que, en base a sus propias experiencias de vida, puedan destacar diferentes aspectos de las visiones y los sueños que los con menos experiencia no han podido ver claramente todavía.

Esta Casa está destinada a ser un HOGAR que adopte y aglomere en simismo un santuario o templo interno, un Lugar Santísimo, si así lo prefieren. Un verdadero HOGAR es una casa con un CORAZON en su núcleo.

Desempaquemos todo esto utilizando la Palabra de Dios dicha hoy.

La primera luz es una visión de agua. Es solo un goteo, sin mucha agua. Puede que humedezca pero no empapará. Por la Gracia de Dios, el tiempo transformara para siempre el goteo en un poderoso rio. Los simples discípulos se transformaran en fervientes apóstoles. Estos ansiosos y enérgicos jóvenes con una idea de una llamada de Dios y un sueño de hacer del mundo un mejor lugar llegarán a este HOGAR con un CORAZON. No podrán irse de acá siendo simplemente más inteligentes o habiendo sido educados en la mejor universidad Católica de Chile. Mediante la Gracia de Dios, en respuesta a sus humildes oraciones y a las humildes oraciones de los hijos de Dios, se adentrarán en el mundo—una milla, dos millas, miles de millas hacia el norte, el este y el oeste (probablemente no hacia el sur donde está la Antártica)—para convertirse en poderosos proclamadores, testigos y educadores, un recurso vital para hacer del mundo un lugar más centrado en Dios, más humano, más respetuoso de la dignidad de cada persona, más parecido al paraíso para la existencia humana. Al transformarse en imagines de Cristo sacrificado, se convertirán en agentes que contribuirán a expandir el Reino de Jesucristo, más por lo que se han convertido en este HOGAR que por lo que pueden realmente hacer. Jesús llamó a pescadores y los convirtió en apóstoles, santos y mártires. En la visión, Dios convirtió el goteo de agua en un rio que ninguno de los discípulos podría haber cruzado solo, un río que trajo consigo fruta inquebrantable y medicina misericordiosa. ¡Imagínense lo que Dios hará aquí!

La segunda luz que brilla sobre nosotros ilumina el icono de las rocas. Creo que puedo decir que no es muy halagador que nos comparen con rocas y piedras. Pero por favor recuerden que no fui yo quien invento esa descripción de nosotros.

Fue el bueno de Pedro quien en un momento podía pronunciar una inspiradora palabra de fe (“Tu eres el Mesías, el Hijo del Dios vivo”) y en el momento siguiente podía decir una palabra que provocara a Jesús y lo instaría a llamarlo incluso “Satán”. Si, el Viejo y querido Pedro, quien negaría a Jesús tres veces cuando estaba en problemas pero cuando todo se calmara bastante, él mismo se sentiría provocado luego de que Jesús le preguntara tres veces si lo amaba.

Quizás está bien que Pedro se refiera a sí mismo como una piedra, pero por qué insistir en compararnos con piedras. Recuerden: todo tiene que ver con el ICONO. Hay algo que se evoca a partir de las piedras. Somos piedras VIVIENTES y estamos siendo utilizados para crear algo más grande y mejor que nosotros mismos. Necesitamos entregarnos al CREADOR DE TODAS LAS COSAS. Primero el Padre nos entregó la piedra angular. Ahora Dios nos une para construir su Nuevo templo, un templo vivo del Dios vivo. Entonces esto no tiene más que ver CONMIGO o CONTIGO. Tiene que ver con NOSOTROS, “una raza elegida, un sacerdocio real, una naciónsanta, pueblo adquirido”.

La piedra angular es la identificación del edificio. Le entrega un nombre y una fecha de construcción. Jesús no quiere que seamos simples rocas por las que la gente camina o se tropieza. Asegúrense de que, a partir de aquí, se familiaricen a tal nivel con la piedra angular que se conviertan en lo que Dios necesita que se conviertan, en su sagrada Iglesia. No tiene que ver con ustedes. Tiene que ver con Jesús, la piedra angular.

Por último, hablemos del CORAZON de este HOGAR. Es la luz más brillante con la que Dios nos ilumina y que ata todos los SUEÑOS y VISIONES que podemos tener. Al estar reunidos aquí, estamos bendecidos sin comparación alguna. Los jóvenes que están en formaciónaquí tienen ahora un hermoso Nuevo hogar. Es un regalo inmerecido para ustedes. Ciertamente no ha hecho algo lo suficientemente maravilloso como para merecerlo. Al igual que con sus propios hogares, un día simplemente aparecieron ahí. Pero también es un regalo para nosotros, los más viejos, del fruto del trabajo de nuestros hermanos y la generosidad de nuestros amigos y benefactores. Es por esto que este es un día de acción de gracias en el que nos sentimos llenos de gratitud y bendiciones. A los jóvenes aquí presentes: este es su Nuevo HOGAR, pero solo por un tiempo. Luego de esto partirán desde acá.

Pero mientras vivan y trabajen aquí, hay un par de cosas que me gustaría recordarles. Ustedes son hijos de Dios e hijos de sus padres. Ambos les han dado el regalo de la fe, mediante la gracia y el ejemplo. Cultiven su fe aquí mediante la oración y agradézcanles.

Nuestro sagrado Fundador, Beato Basilio Moreau nos regaló esta comunidad de la Santa Cruz. Y gracias a su vida y su sufrimiento personal nos enseñó lo que nos es más preciado. Que mientras vivan felices y agradecidos en este lugar, mantengan en sus corazones y sus labios el lema que nos regaló: “O cruz, nuestra única esperanza”. Al igual que lo hacen todos los santos, acepten las cruces en sus vidas dado que ellas son su esperanza. Puede que sus sueños y visiones no se conviertan siempre en realidad, pero su cruz llevada con fidelidad siempre traerá en su sombra un despertar.

Es por eso que estamos sentados hoy en la Capilla dedicada a Nuestra Señora de la Santa Cruz. Ella también fue entregada a nosotros como regalo. El Señor nos confió su cuidado y nosotros fuimos confiados a ella. Es tan preciada para nosotros como la Señora de los Dolores que vivió desde el momento de aquella primera inimaginable visión del ángel a través de la oscuridad aquel horrible viernes. Pero ella era tan creyente como debiéramos serlo nosotros. Es en su regazo que aprendemos como deben hacerse las cosas. Sean hijos fieles a nuestra esplendida Madre. Ella está aquí en el centro de vuestro HOGAR. Ella será su CORAZON dado que ella es la única que hará de tu CASA un verdadero HOGAR.

Cuando llegue el día en el que tengan que dejar este lugar que se volverá sagrado y especial para ustedes, al igual que cuando partieron de la casa de sus padres y, en el caso de algunos de ustedes, de sus patrias, más que tus amigos o incluso tus hermanos de la Santa Cruz, ella seguirá cuidándote porque en sus últimos momentos, Jesús le dijo, “He aquí tu Hijo”. Al igual que todo lo demás que la convirtió en la Señora de los Dolores, ella te llevara consigo y te cobijará en su Corazón. Es por esto que ella es el modelo de nuestra fe en la Santa Cruz.

Que todos los que estamos aquí presentes hoy recordemos que nuestros SUEÑOS y las VISIONES mediantes las cuales nos habla y dibuja Dios, por tan misteriosas y sagradas que sean, evolucionaran en el tiempo y el espacio, al igual que esta casa a lo largo de los años. Entonces sabremos a ciencia cierta que Dios es Bueno, incluso con nosotros pecadores, y poreso debemos dar las gracias. Es puro don. Al igual que María, la Señora de los Dolores canta. Y nosotros cantamos: “Proclama mi alma la grandeza del Señor. Se alegra mi espíritu en mi Salvador.”