Misión de Santa Cruz en Chile
Nuestra Historia
Religiosos de Santa Cruz en Chile





   

Av. Egaña 940 Peñalolén  Teléfono (56-2) 222 68 000

 









   

contador de visitas
Visitas
REFLEXIONES

Misiones

Lectura del testimonio de la alumna Paulina Ricalde, en la parroquia de Quilacahuín, elegida mejor misionera de la comunidad de Currimahuida.   

Es difícil explicar en palabras la experiencia que tuve en Misiones, porque después de experimentar tantas cosas nuevas, para mí la acción vale más que mil palabras y a veces sólo una sonrisa nos hace sentir en completa paz y armonía.

Todavía me cuesta entender cómo pude tener una conversación con un sordo mudo o la fuerza para caminar dos horas seguidas obteniendo como resultado, la sonrisa de una persona que te estaba esperando y buscaba ser escuchada y luego, de todo lo caminado, haber sacado energía para jugar con unos niños increíbles que a pesar que vinieran todos los días vuelven con una sonrisa que nos llena y una disposición a jugar que hace sentir el amor y de este modo, poder encontrar a Dios en cada uno de ellos.
Nunca me esperé que cada vez que alguien me abrazaba o me sonreía o solamente compartía lo que sentía, podía presenciar a Dios y el amor que se repartía en la escena.
Quisiera destacar los momentos especiales para mí: Uno de ellos es cuando entré a la casa de una familia evangélica y ella nos recibiera con tanta fe, amor y una gran disposición, lo que me hizo reflexionar cómo puede existir gente que confíe tanto en las personas y que las palabras demuestren esa confianza increíble aprendiendo así que los prejuicios ya no existían y por el contrario, que todos somos necesarios. O la buena oportunidad que tuve de enseñar a rezar el rosario a una señora que siempre se lo había querido rezar a su abuela que ya falleció y la había criado.
Nunca voy a olvidar la increíble comunidad que me tocó en Currimahuida, convivir con unas personas que sólo querían comunicar confianza y felicidad, siempre intentando sacar risas como lo hicimos en varias ocasiones, entre éstas transformar el arroz dejándolo como “purroz quemado” (una extraña mezcla de arroz hecho puré, pero quemado) o los increíbles pensadores los grandes… y también los otros. Además de los estupendos bailes de Ricardo Arjona, que teníamos hasta altas horas de la noche.
Abres los ojos, esperanzado que este día va a ser muy bueno, que en las casas la gente te valora, que en la comunidad te entienden, les confías algo y te escuchan, que los niños te sonreirán y las señoras darán las gracias.
Tú sabías que tendrás un día muy bueno, pero apenas te metes en tu saco te das cuenta que fue mucho mejor de lo que esperabas y cada día va creciendo.            


Noticias Anteriores