Misión de Santa Cruz en Chile
Nuestra Historia
Religiosos de Santa Cruz en Chile





   

Av. Egaña 940 Peñalolén  Teléfono (56-2) 222 68 000

 









   

contador de visitas
Visitas
REFLEXIONES

Machuca y la porfiada realidad

P. Rodrigo Valenzuela R. C.S.C.

Debo reconocer que la noticia me impactó, sobre todo por las implicancias y consecuencias que ésta tiene: La detención de Ariel Mateluna por la tenencia de plantas de marihuana en su domicilio se dio a conocer profusamente en los medios de comunicación. Después se sucedieron otras informaciones y el caso desapareció de la escena pública.

Digo que me la noticia me impactó, porque Mateluna es un joven actor que participó, como uno de sus protagonistas, en la película “Machuca”, dirigida por Andrés Wood. En este film se mostraba el proyecto (complejo pero hermoso) de integración del Colegio Saint George’s, según el cual los pobres podían estudiar junto con los sectores más acomodados, en un colegio de élite y recibiendo por tanto, la mejor educación de Chile. En “Machuca” hay emoción y romanticismo para narrar un proceso que fue incomprendido por algunos y además, terminado de manera abrupta a partir de una mañana de martes, de un ya lejano septiembre de 1973…

Una de las grandes lecciones de la película, está dada por el hecho que para el otro protagonista (Infante) el mundo de éste se ha hecho más complejo, al poder conocer otra realidad, a poder salir de su mundo sabido y conocido. Sin embargo al final, cada uno queda vuelve a su contexto (cuestión narrada magistralmente cuando Infante, un joven de pelo y piel clara, le dice al militar que ha invadido la toma donde vive Machuca, un adolescente de tez oscura y pelo negro “míreme, yo no soy de aquí” y con solo observarlo, el uniformado concluye que aquello que dice es cierto: Infante no pertenece a esa realidad de marginación y casas armadas con cartón).  Así las cosas, las cartas de uno y otro están jugadas. Para Infante el mundo se presenta como el lugar de las oportunidades, como un mundo bello por descubrir… Para Machuca, en cambio, el mundo es un lugar oscuro.

Lamentablemente, y como sucede en muchas ocasiones, la verdad se mezcla con la ficción, porque ya no Machuca, sino Ariel Mateluna, el actor que tras el film era una promesa para el cine nacional, hoy figura en papeles muy secundarios en teleseries y tendrá que luchar para probar que no es un traficante, sino un consumidor y tal vez, cuando las noticias de la farándulas sean escasas, el diario “Las Últimas Noticias” se acuerde de él y le pregunte cómo cambió su vida desde el día en el que fue apresado apresado por Carabineros. En cambio, Matías Quer (el actor que personificó a Infante) seguramente podrá hablarnos en las páginas de “El Mercurio” (el mismo conglomerado que edita “Las últimas…”) nos hablará de los progresos y desafíos que entrañan su vida ahora como religioso y cómo ella se puede armonizar con su profesión de médico.

Parece que la profecía se cumple de manera inalterable y la película da paso a una realidad cotidiana (sino que lo digan los estudiantes y futuros egresados de la Universidad del Mar): Machuca es machuca e Infante es Infante. Mas, tengo una sola pregunta y lo hago del mismo modo como lo planteó Tamara Acosta en una escena de la citada película: “Yo no culpo a nadie, pero ¿por qué las cosas tiene que ser así?”


Noticias Anteriores